domingo, 17 de marzo de 2013

Boletín de prensa No. 3

BOLETÍN DE PRENSA                                        APFVSE 03/2013 

ACTIVIDADES EN QUITO, ECUADOR

La delegación de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos y la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos se preparó el miércoles 27 de febrero para partir en un viaje rumbo a la región de Sucumbíos. Por la mañana, aún en la Ciudad de Quito, sostuvieron entrevistas con la agencia de noticias France-Press y la televisora Tele Sur. Al filo del mediodía emprendieron el viaje para arribar por la noche a zona de Lago Agrio-La Lonja-Sucumbíos para realizar distintas actividades programadas en la agenda de trabajo.

El jueves 28 de febrero la delegación acompañada de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos visitó Radio Sucumbíos para dar a conocer los motivos de su visita a la región y del por qué se decidió emprender el viaje a la zona del bombardeo del 1º de marzo de 2008. Tiempo después se continuó con una serie de entrevistas con ministros y funcionarios de gobierno; a las 11 de la mañana se sostuvo una reunión con el Fiscal Provincial de Sucumbíos, Dr. Edgardo Estuardo Flores y con el Fiscal encargado de las investigaciones del ataque en Angostura, Carlos Jiménez, con quienes se platicó de la importancia de que el caso de la masacre del 1º de marzo de 2008 no quede en el olvido y, en consecuencia, en la impunidad de los asesinos. Por la tarde se visitó el Consejo de la Judicatura, del mismo modo que en Quito, les fueron entregados a ambos fiscales y en la Judicatura una serie de documentos que apoyan la argumentación jurisprudencial para que los delitos sean calificados como de lesa humanidad.

A las 6:30 de la tarde se realizó la presentación del libro “Sucumbíos Historia de una Infamia” en el auditorio del Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio (FEPP), mostrando los asistentes un interés por dicha publicación. Para el viernes 1º de marzo la delegación mexicana acompañada por diversos organizaciones de Ecuador y por varios medios de comunicación emprendieron el viaje con rumbo a la zona donde el 1º de marzo de 2008 el ejército colombiano realizó un indiscriminado bombardeo asesinando a 25 personas entre ellas nuestros cuatro hijos. Fue un trayecto mezclado de sentimientos, el pensar que recorríamos posiblemente los mismos trayectos que nuestros hijos caminaron hace 5 años, nos llenaba de nostalgia, de tristeza, pero al mismo tiempo nos invadía una fuerza de seguir adelante por su memoria y por la exigencia de justicia que hemos enarbolado desde aquella fecha al enterarnos de su asesinato.

Parte del trayecto se realizó en bote por el caudaloso río Putumayo el cual es la frontera entre Ecuador y Colombia, después caminamos por una llanura verde, para entonces adentrarnos en la zona selvática de la región y arribar tiempo después a los restos que aún se encuentran de lo que fue el campamento. Pudimos percibir lo devastador que fue el ataque, ya que a 5 años aún se encuentra las marcas, las heridas que dejaron las bombas, pese a que la vegetación ha crecido un poco todavía se percibe aún las dimensiones del impacto de las bombas lanzadas.

Estando en el lugar donde nuestro hijos fueron asesinados realizamos una breve ceremonia de homenaje a las víctimas mexicanas de Sucumbíos, se colocaron unas ofrendas florales y se leyó nuestro comunicado, el mismo que en esos momentos era leído en la Ciudad de México en el acto a 5 años de la masacre de Sucumbíos frente a la embajada de Colombia. Asimismo, mostramos un respecto y memoria por todas las personas que ahí fueron asesinadas sin darles la posibilidad de rendirse, de defenderse de posibles acusaciones se les asesinó a mansalva.

Por la tarde de ese 1º de marzo retornamos a nuestra estancia en Lago Agrio para descansar y al día  siguiente emprender de vuelta el camino a Quito, a México, así terminaba está gira de trabajo en el marco de los 5 años de la masacre de Sucumbíos, donde evaluamos que es positivo nuestro trabajo, nuestros hijos no se han olvidado, no los hemos olvidado, siguen presentes en nuestra memoria y en las semillas que comienzan a poblar la vegetación de la selva. Pedimos y solicitamos que pese a la presión que ejerce el Estado colombiano porque el caso quede en la impunidad en el silencio total nosotros no nos detendremos hasta lograr justicia y el castigo de los culpables.

ACTIVIDADES EN LA CIUDAD DE MÉXICO


A la par de la gira de trabajo en Ecuador la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos realizamos diversas actividades en la Ciudad de México, el jueves 28 de febrero a la 1 de la tarde realizamos un acto de homenaje y colocación de ofrenda floral en el muro por la memoria y contra el olvido ubicado en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, justo donde han quedado para la memoria de los estudiantes las fotos de nuestros hijos. Por la noche se realizó en una breve ceremonia una misa a 5 años de la masacre de Sucumbíos.



Para el viernes 1 de marzo de 2013 justo al cumplirse 5 años de la masacre realizamos un acto político cultural frente a la embajada de Colombia en México dentro de la protesta mensual CADA UNO POR LA JUSTICIA, la cual hemos realizado de manera ininterrumpida desde septiembre de 2008. Diversas organizaciones nos acompañaron y estuvieron presentes, como algunas lo has estado solidariamente desde el 2008.  En esta acto donde se leyeron diversos saludos y mensajes en apoyo a la demanda de justicia para las víctimas de Sucumbíos, de castigo a los responsables, de exigir el alto a la persecución de Lucía Morett, pero también el de evitar que México siga el modelo de violencia de Estado como se aplica en Colombia y que se pretende imponer con figuras como la del general colombiano Óscar Naranjo Trujillo, quien se encuentra en nuestro país como asesor de seguridad pública de Peña Nieto, el rechazo a este personaje fue generalizado y de ahí la unión de voces para evitar que siga esa asesoría de guerra y muerte en México.


Del mismo modo que ocurría en Sucumbíos leímos nuestro comunicado a 5 años de la masacre y refrendamos nuestra lucha, nuestra convicción por la justicia, nuestra fortaleza por la memoria de nuestros hijos. A todos los compañeros que participaron en el acto con una poesía, con una canción, con un saludo, con su presencia les agradecemos su apoyo y solidaridad como desde hace 5 años, seguimos en este camino y sabemos que no estamos solos.
















Sucumbíos, Ecuador y México, D.F., marzo 2013.


ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS

*****************************************************************