lunes, 13 de diciembre de 2010

EL CASO SUCUMBÍOS EN EL 17° FESTIVAL MUNDIAL DE LA JUVENTUD Y LOS ESTUDIANTES

DENUNCIA ANTE EL TRIBUNAL ANTIIMPERIALISTA DEL FESTIVAL MUNDIAL DE LA JUVENTUD Y DE LOS ESTUDIANTES

A LOS JÓVENES Y ESTUDIANTES DEL MUNDO
A LAS DELEGACIONES ASISTENTES AL 17° FESTIVAL MUNDIAL DE LA JUVENTUD Y LOS ESTUDIANTES
A LOS PUEBLOS DEL MUNDO

A todos los asistentes al Festival reciban un cordial y fraterno saludo de parte de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador. Les pedimos a todos ustedes una disculpa, ya que por diversos motivos ajenos a nosotros, no fue posible que viajara una delegación de la Asociación a la ciudad de Pretoria, en Sudáfrica, la nuestra es una ausencia física, pero nuestra admiración y nuestro corazón están al lado de cada uno de ustedes.


SEÑORES DEL JURADO, ESTOS SON LOS HECHOS


Nosotros, somos una organización mexicana conformada por los Padres, Familiares y Amigos de Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Soren Ulises Avilés Ángeles, Juan González del Castillo, Fernando Franco Delgado y Lucía Andrea Morett Álvarez, jóvenes estudiantes mexicanos que fueron víctimas del terrorismo de Estado colombiano, ya que el 1° de marzo de 2008, ellos se encontraban de visita en el campamento diplomático del Comandante Raúl Reyes de las FARC-EP ubicado en territorio ecuatoriano, cuando fue bombardeado por el Ejército de Colombia y que derivó en el asesinato de 25 personas, entre ellas, un ciudadano ecuatoriano, Franklin Aisalla y, de cuatro de nuestros hijos, Verónica, Soren, Juan y Fernando, logrando únicamente sobrevivir Lucía Morett.
Desde marzo de 2008 a la fecha, hemos decidido iniciar una lucha por justicia, por lograr llevar el caso de la masacre de Sucumbíos ante Cortes Internacionales para que los principales responsables de ella, Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos, ex-presidente y actual presidente de Colombia respectivamente, sean juzgados por todos los crímenes de lesa humanidad que han cometido durante tantos años.


Nuestra lucha es al mismo tiempo por la verdad, por evitar la impunidad de los asesinos, por buscar la libertad y seguridad de Lucía Morett, pero también es una lucha por defender que los jóvenes del mundo no sean perseguidos, criminalizados, o peor aún, asesinados solamente por pensar diferente, por querer buscar un mundo mejor con justicia y paz para los pueblos, por ser sensibles al sufrimiento de quienes han padecido el horror de la injusticia, por ser solidarios con causas justas y nobles de lucha por la dignidad de los pueblos.


Una lucha que no ha sido fácil, ya que nos enfrentamos a uno de los Estados más intolerantes y violentos en la historia reciente de América Latina, como lo es el colombiano, quien cuenta con el respaldo del imperio norteamericano, que ha decidido plagar de violencia y miseria a los pueblos latinoamericanos, combatiendo ferozmente todo intento por lograr una autonomía, por lograr la paz y justicia, pero como la historia nos ha mostrado los pueblos construyen su destino y América Latina está en la alborada de un nuevo amanecer que le depara nuevas esperanzas de vida, pero ello conlleva que los grandes capitales y el imperio no cesarán en su afán de seguir explotando y sojuzgando a los más débiles, por lo que es necesario que todos unamos fuerzas, que todos luchemos desde nuestros más sencillos pero válidos esfuerzos por no permitir más violencia para nuestros pueblos.
Nosotros como organización, entendemos que la lucha por justicia en el asesinato de nuestros cuatro hijos y de exigir se detenga la injusta persecución política en que se ha sometido a Lucía Morett, es una contribución importante para construir una América Latina libre de impunidad, para evitar que se sigan cometiendo crímenes en contra de la población, bajo falsos discursos de combate al terrorismo, al narcotráfico o al narcoterrorismo, cuando es bien sabido que quienes en verdad actúan como terroristas y se encuentran vinculados a la delincuencia y a innumerables crímenes, son aquellos que han masacrado a los pueblos desde el poder y usando de pretexto estas ideas.


Ante este Tribunal Internacional del Festival Mundial de la Juventud y de los Estudiantes, hacemos pública una vez más las denuncias que hemos llevado en todos los espacios y foros que solidariamente nos han abierto, exigimos que los Estados asuman una posición coherente con la defensa de los Derechos Humanos y, que se exija la detención y se juzgue en primera instancia a Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos como principales responsables de la masacre de Sucumbíos, del asesinato de cuatro jóvenes estudiantes mexicanos y de la diversas agresiones que sufrió Lucía Morett, pero también por todos los delitos que han cometido en contra del pueblo colombiano, implementando un modelo de terrorismo de Estado que se ha convertido en el modelo a seguir por muchos gobiernos y donde desafortunadamente el de México es uno de los principales.
Con suma preocupación vemos cómo en México cada día ocurren masacres, agresiones, persecuciones y desapariciones políticas, tal y como han ocurrido en Colombia durante tantos años, se criminaliza a la oposición, a la protesta social, pero sobre todo a los jóvenes, día a día México se está convirtiendo en un nuevo experimento de violencia política y social bajo el modelo de la colombianización, por ello, nuestra lucha de denuncia adquiere al mismo tiempo mayor relevancia, es imperante detener este proceso de agresión contra el pueblo de México y, debemos exigir ante todos los espacios y tribunales internacionales que se detenga la violencia sistemática contra la población en México y en Colombia.


El Estado mexicano debe de asumir su responsabilidad de ser el garante de la seguridad de su población y, al mismo tiempo exigir que se castigue a los responsables del asesinato de cuatro ciudadanos mexicanos en Sucumbíos, Ecuador, a manos del Estado colombiano, no podemos permitir que desde el poder se solape la impunidad de los criminales y que el gobierno mexicano los proteja, ya que en varias ocasiones tanto Uribe Vélez como Juan Manuel Santos han visitado nuestro país y las autoridades mexicanas no han procedido conforme a derecho, más grave resulta aún, que el entonces embajador de Colombia en México amenazó de muerte a los miembros de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, que pacíficamente nos manifestábamos en las afueras de la embajada de Colombia en Junio de 2010.


Defender a las víctimas de Sucumbíos, es al mismo tiempo defender la vida y los derechos de los jóvenes latinoamericanos, es una lucha por y para ustedes los jóvenes del mundo, en cuyas manos está el transformar el futuro de la humanidad.


Los jóvenes siempre han sido un ejemplo de ímpetu, de arrojo por las causas más nobles y justas que se han desarrollado a lo largo y ancho de este planeta, los jóvenes son el motor de los cambios, del progreso de la humanidad, debemos defenderlos, debemos protegerlos, debemos de seguir su ejemplo, tal y como nosotros, como Madres, Padres y Familiares de Verónica, Soren, Juan, Fernando y Lucía, hemos aprendido, ellos, nos dieron la más hermosa lección en nuestras vidas, la de ser solidarios.


Nuestros hijos fueron jóvenes comprometidos con su tiempo, con su historia y con su pueblo, tal y como en este recinto, en este Festival existen miles, en todos y cada uno de ustedes vemos el reflejo de ellos, vemos esa mirada de esperanza por un mundo mejor, pero luchando a cabalidad, en cada espacio y momento para lograrlo.


SEÑORES DEL JURADO DEL TRIBUNAL ANTIIMPERIALISTA


Sea esta denuncia ante los jóvenes y estudiantes de todo el mundo, ante ustedes, como un homenaje a Verónica Velázquez, Soren Avilés, Juan González, Fernando Franco y Lucía Morett, sigamos el ejemplo de la juventud comprometida, pero al mismo tiempo, queremos realizar ante ustedes, las siguientes peticiones:
  • Instituyamos el 1° de marzo de cada año, como el DÍA DEL JOVEN Y DEL ESTUDIANTE SOLIDARIO, como una forma de mantener viva la memoria y el ejemplo de estos cuatro jóvenes estudiantes mexicanos y de la única sobreviviente mexicana, como una forma de reconocer su amplia labor de solidaridad para con el sufrimiento de los pueblos, de entregar su corazón y su vida en la construcción de una América Latina libre, independiente, con justicia y paz para sus pueblos.

  • Pedimos se señale como culpables de asesinato e innumerables violaciones a los Derechos Humanos a Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos, ya que ellos son los principales responsables confesos de la masacre de Sucumbíos, Ecuador, del asesinato de nuestros cuatro hijos y de la persecución ilegal contra Lucía Morett. A la par de considerar al imperialismo norteamericano como coparticipe de la masacre.

  • Hacemos un atento llamado a que los señores del jurado consideren la corresponsabilidad del imperialismo norteamericano en la masacre de Sucumbíos y en el asesinato de nuestros cuatro hijos, Estados Unidos apoyó con armamento y logística militar ese crimen de Estado.
    Hacemos pues, un atento llamado para que todos sigamos denunciando en todo el mundo la masacre de Sucumbíos como un ejemplo de la sed de guerra que tienen los poderosos, que tiene el imperialismo. No dejemos que esto vuelva a ocurrir, que sigan asesinando a la juventud, construyamos referentes de lucha para los jóvenes, logremos constituir el 1° de marzo como un día de dignidad y lucha de la juventud.
México, D.F., diciembre de 2010.

____________________________________


Propuesta de pronunciamientos del 17° Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, Petroria, Sudáfrica, 2010.



Ante la masacre perpetrada por el gobierno colombiano el 1° de marzo de 2008 en Sucumbíos, Ecuador en agravio a nuestros hijos, la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador, propone al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes las siguientes conclusiones:

  • Condenar al gobierno de Colombia por terrorismo y crímenes de Estado cometidos en contra de 25 personas que fueron asesinadas en territorio de Ecuador mientras dormían, en la ilegal incursión y bombardeos realizados por la fuerza pública colombiana el 1° de marzo de 2008, en el ataque a un campamento de paz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo.
  • Considerar como víctimas civiles a los estudiantes mexicanos Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Juan González del Castillo, Fernando Franco Delgado, Soren Ulises Avilés Ángeles quienes fueron ejecutados extrajudicialmente en esa acción militar violatoria del derecho internacional y los derechos humanos y a Lucía Andrea Morett Álvarez quien sobrevivió a ese ataque sufriendo graves lesiones y torturas provocadas por el ejército y la policía colombianas.
  • Llamar a detener la criminalización que el Estado colombiano y los medios de difusión vinculados al imperio han realizado contra los jóvenes mexicanos víctimas de la masacre de Sucumbíos y, a que se detenga la ilegal e injusta persecución política que sufre Lucía Morett quien, a solicitud de un juzgado de Colombia, tiene una orden de localización y captura emitida por la Interpol, acusada de participar y financiar actividades delictivas con fines terroristas.
  • Reivindicar la legitimidad de la labor de los jóvenes estudiantes mexicanos, solidarios e internacionalistas, quienes trabajaban por entender las causas de los movimientos sociales que se gestan en Nuestra América y su interés por contribuir a la comprensión del conflicto social y armado que desangra al hermano pueblo colombiano, mediante un pensamiento crítico y solidario, por lo que proponemos que se instituya el 1° de marzo de cada año como el DIA DEL JOVEN Y DEL ESTUDIANTE SOLIDARIO, como un homenaje y reconocimiento a nuestros hijos y a todos aquellos jóvenes caídos en la búsqueda de un mundo mejor y más justo.
  • Invitar a que en todos los foros internacionales que sea posible se condene a Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos como responsables confesos del asesinato de nuestros hijos y de las innumerables violaciones a los Derechos Humanos de cientos de colombianos y de Lucía Morett, exigiendo que se les castigue, conforme a derecho, junto a los actores materiales.

  • Hacer un llamado a que se detenga la criminalización de los jóvenes, de la solidaridad y de la protesta social y por la no intervención imperialista, por la libertad y autodeterminación de los pueblos de América Latina y el mundo.

México, D.F., diciembre de 2010.



ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR

************************************************************************