domingo, 6 de junio de 2010

Denuncias

AGRESIÓN A LA ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS

El pasado 1° de junio, como lo hemos venido realizando mes con mes desde septiembre de 2008, la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador, junto a varias organizaciones y compañeros solidarios, realizábamos nuestra protesta mensual CADA UNO POR LA JUSTICIA frente a la embajada de Colombia en México. El carácter de nuestra protesta siempre ha sido pacífico, en busca de justicia y castigo a los asesinos de la masacre de Sucumbíos, nunca habíamos enfrentado alguna agresión, salvo la constante vigilancia de cuerpos de seguridad e inteligencia de la Embajada colombiana y del Estado mexicano.

Pero en esta ocasión, el embajador de Colombia en México Luis Camilo Osorio Isaza salió del edificio donde se encuentra la Embajada para abordar un automóvil, en una actitud francamente de provocación, ya que a su paso entre los manifestantes realizaba gestos y los señalaba intimidantemente, durante esos breves momentos los manifestantes gritábamos nuestras consignas denunciando a Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos como los responsables de la masacre de Sucumbíos; de ser los asesinos de nuestros hijos Verónica, Soren, Fernando y Juan así como de ser los responsables de intento de homicidio y de la persecución encarnizada contra Lucía Morett entre otros tantos crímenes que han cometido.
Situación que al parecer incomodó en exceso al embajador, pareciera que le molesta escuchar la verdad, ya que unos minutos después de ese hecho, arribó frente a la embajada de Colombia un automóvil marca BMV modelo 3301 con placas de la Ciudad de México 475-VLC con dos personas a bordo y, cuyo conductor tocaba el claxon de manera estruendosa buscando interrumpir al orador que en esos momentos hacía uso de la palabra en nuestra protesta, posteriormente, el mismo conductor desciende de la unidad para agredirnos empujando violentamente una de nuestras mantas y a las personas que la sostenían, a la par de realizar comentarios agresivos.



De inmediato, este personaje fue protegido por los policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal e introducido al edificio desde donde constantemente nos señalaba y daba indicaciones al personal de seguridad privada de la embajada de Colombia. Minutos después salió del edificio para dirigirse a su automóvil, en donde ante la insistencia de nuestra parte y de algunos policías del Distrito Federal se identificó supuestamente como Leonardo Romero y cuyo acento al hablar denotaba ser una persona de origen colombiano.

Posteriormente se retiró del lugar no sin antes lanzar una serie de insultos y mentiras contra nuestros hijos al decir que ellos eran “guerrilleros” y por eso los mataron, resulta curioso que este personaje utiliza las mismas palabras y argumentos de los asesinos Uribe y Santos.



Ante estos hechos queremos denunciar a la opinión pública lo siguiente:

1.- Responsabilizamos al embajador de Colombia en México Luis Camilo Osorio Isaza de la agresión que sufrimos el pasado martes 1° de junio de 2010, asimismo, lo responsabilizamos de cualquier agresión y/o daño a nuestra integridad física y/o amenazas que podamos sufrir cualquier miembro de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos y de las organizaciones y personas solidarias que nos acompañan mes a mes en nuestra protesta, por parte de cualquier persona al servicio del embajador y/o del personal de la Embajada de Colombia en México.

2.- Exigimos al gobierno de México que defina claramente su posición ante la masacre de Sucumbíos, ya que al Estado colombiano no le basta haber asesinado a nuestros cuatro hijos en territorio de Ecuador, sino que ahora nos agrede en nuestro propio país utilizando personas de origen colombiano, ¿Hasta cuando nuestro gobierno va a poner un alto a las agresiones del Estado colombiano a mexicanos?

3.- La pobre actitud de los policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal que en vez de proteger a los ciudadanos mexicanos que realizábamos nuestra protesta pacíficamente, deciden proteger a quien nos agredió y no le exigieron que se identificara correctamente y proceder correctamente ante lo ocurrido.

4.- Exigimos que las autoridades correspondientes investiguen el ataque que sufrimos y se identifique plenamente a la persona que nos agredió así como quien fue la persona que lo envió a agredirnos, así como se nos brinde la seguridad necesaria ya que nuestra protesta CADA UNO POR LA JUSTCIA la seguiremos realizando como hasta ahora, pacíficamente y puntualmente mes a mes hasta lograr el castigo de los asesinos de Sucumbíos.
¡BASTA DE LOS CRÍMENES Y AGRESIONES DEL ESTADO COLOMBIANO A MEXICANOS!

México, D.F., a 4 de junio de 2010.
ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR
VIDEO SOBRE LA AGRESIÓN
CARTA AL JEFE DE GOBIERNO DEL DISTRITO FEDERAL
(Publicada en el Correo Ilustrado del períodico La Jornada el día 3 de junio de 2010)

Marcelo Ebrard Casaubon, jefe de Gobierno del Distrito Federal:

El 1º de marzo de 2008, bajo las órdenes del presidente Álvaro Uribe y de Juan Manuel Santos, actual candidato a la presidencia de Colombia, el ejército de ese país asesinó a nuestros hijos: Verónica Velázquez, Juan González, Fernando Franco y Soren Avilés, quienes estaban de visita en un campamento de las FARC en Ecuador. De los bombardeos logró sobrevivir Lucía Morett, quien hoy sufre una brutal persecución política del gobierno colombiano, que intentó asesinarla y que pretende quedar impune.

A 27 meses del ataque, la justicia aún no llega. Buscamos que los culpables sean castigados y que cesen los injustificados procesos judiciales contra Lucía Morett. Si bien el gobierno mexicano rechazó el pedido para extraditarla a Ecuador, el expediente allá sigue abierto. Asimismo, el gobierno colombiano, responsable de la masacre, obtuvo de Interpol una orden de captura contra Lucía, mientras en México la ultraderecha mantiene una demanda denigrando a nuestros hijos y acusando falsamente a Lucía y a otros de terrorismo internacional.

Desde hace dos años no hemos dejado de exigir justicia y mensualmente realizamos una protesta pacífica frente a la embajada de Colombia, sin tener más problemas que ser vigilados por personal de la embajada. Sin embargo, el pasado 1º de junio, iniciando nuestro acto, se colocó junto a nosotros por unos instantes el embajador Luis Camilo Osorio; la gente gritó consignas y el incidente no pasó a mayores.

Minutos después, llegó en un auto BMW color gris placas 475VLC del DF un individuo en una actitud de franca provocación. Insistentemente pitaba el claxon para interrumpir al orador; luego, molesto, bajó de su automóvil y se abalanzó sobre una de nuestras mantas, tirándola y pasando encima de las fotos de nuestros hijos asesinados. Al reclamarle su falta de respeto siguió agrediéndonos incluso mediante empujones, y gritando se introdujo hacia la embajada con la protección de la policía del DF, que al menos debió identificar al agresor, que al parecer es un ciudadano colombiano al servicio de la embajada, que dijo llamarse Leonardo Romero.

Por lo anterior, le solicitamos una reunión para coordinar la protección policiaca y evitar provocaciones.
ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR
********************************************************************