viernes, 26 de febrero de 2010

Nota periodística de la reunión con Rafael Correa

Correa dice que Morett y compañeros fueron víctimas de "terrible ataque"


Por Agencia EFE
México, 24 feb (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, opina que los cuatro estudiantes mexicanos que murieron en el ataque colombiano a un campamento guerrillero en territorio ecuatoriano y la sobreviviente Lucía Morett fueron víctimas, "no victimarios", y no deben ser descalificados por encontrarse donde estaban.

"Si hubieran sido cinco periodistas los que murieron, ¡qué escándalo se habría registrado! Pero como eran cinco estudiantes mexicanos, universitarios, sencillos (...), entonces sí, son guerrilleros que merecen lo que les pasó", afirmó Correa en declaraciones publicadas hoy por el periódico mexicano La Jornada.

Correa se entrevistó ayer en Playa del Carmen, donde asistió a la Cumbre del Grupo de Río, con familiares de Morett y los otros cuatro estudiantes víctimas de lo que calificó como "un terrible ataque".

El 1 de marzo de 2008 fuerzas militares colombianas atacaron en un paraje de Sucumbíos (Ecuador) el campamento del "número dos" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Luis Edgar Devia, "Raúl Reyes", el cual murió, así como otras 25 personas.

El mandatario ecuatoriano señaló a Reforma que Morett, reclamada tanto por la justicia de Ecuador como por la de Colombia, "sobrevivió de milagro" y no mereció sufrir aquel ataque.

Correa lamentó las descalificaciones que sufrieron en los últimos meses Lucía Morett y los mexicanos que fallecieron. Segun la sobreviviente, se encontraban en el campamento de "Raúl Reyes" para hacer una investigación académica sobre la guerrilla.

"Nadie lo merece. Ellos fueron víctimas de un terrible ataque. No son victimarios ni culpables de muerte, sufrieron una agresión", agrega el presidente de Ecuador, en declaraciones al rotativo.

La fiscalía de Ecuador busca a Morett, quien se encuentra en México en paradero desconocido, para procesarla mientras que Colombia ha pedido a la Organización Internacional de la Policía Criminal (Interpol) que la localice y aprehenda para ponerla ante la justicia de ese país.

Jorge Morett, padre de Lucía, dijo a Efe tras la reunión que Correa le dijo que iba a intentar "convencer al poder judicial de que no tiene sentido ni razón legal para que Lucía sea enjuiciada en Ecuador", afirmación que no coincide con lo informado por la Presidencia ecuatoriana acerca de la reunión de ayer.

Según un comunicado de la Secretaria de Comunicación de la Presidencia de Ecuador, Correa le hizo saber a Morett que no puede detener el proceso de extradición que la Fiscalía ha abierto en contra de su hija Lucía.

"El Gobierno no puede interferir en esta decisión judicial, pues en el país existe plena división e independencia de funciones", señala la nota sobre las palabras de Correa a Jorge Morett.

El día antes de reunirse con los familiares, Correa se reunió también en Playa del Carmen con el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, para ratificar el compromiso de avanzar hacia una normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países, rotas por Ecuador tras el ataque colombiano.
Reunión de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador con el Presidente de Ecuador Rafael Correa