miércoles, 29 de julio de 2009

HOMENAJE PÓSTUMO A JUAN GONZÁLEZ DEL CASTILLO

El amanecer era lluvioso, como suelen ser en temporada de lluvias en las zonas altas de la ciudad de Tapachula, Chiapas. Pero el húmedo despertar no opacó la emoción que sentían nuestros corazones aquel jueves 9 de julio de 2009, día que se había acordado para la re-inauguración de la biblioteca de la Secundaria Técnica No. 24 del Ejido El Edén en Tapachula, Chiapas.

Poco a poco la torrencial lluvia cedió, para que al filo del mediodía nos diéramos cita en el patio principal de la Secundaria: la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador; los jóvenes universitarios de la 5ª Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México; los pobladores del Ejido El Edén y de Ejidos cercanos como Independencia y 5 de Mayo, así como los alumnos, maestros, trabajadores y autoridades de la Secundaria.

Secundaria Técnica No. 24 del Ejido El Edén en Tapachula, Chiapas

El motivo que nos llamaba a estar reunidos era el de un acto cívico para develar una placa y un busto en memoria de quien a partir de ese día llevará su nombre la biblioteca. Así, con la bienvenida por parte de los jóvenes alumnos de la Secundaria, con la declamación de un poema, del canto en voz de los maestros y de las palabras de la directora, se hizo oficial la re-inauguración de la Biblioteca Comunitaria Juan González del Castillo.
Las palabras de la joven estudiante de tercer grado no pudieron ser más hermosas y emotivas al referirse a Juan como: “un gran joven que no le bastó pensar que podía hacer algo por alguien, sino que después de fallecido ha servido de estímulo para que muchos más escriban el lema “Por mi raza hablará el espíritu””.

Develación de la placa de la Biblioteca Comunitaria Juan González del Castillo

Busto de Juan González del Castillo en el interior de la Biblioteca

La Secundaria cuenta ahora con un espacio destinado para llevar la cultura, la educación y el conocimiento que poseen los libros, las palabras y las enseñanzas de miles de autores que han contribuido a construir el pensamiento para que nuestros pueblos sean libres, tal y como lo hizo en vida nuestro querido hijo Juan.

La pequeña biblioteca fue reorganizada, los libros donados por varias personas junto con la donación de parte de la Universidad Autónoma de Chapingo, fueron clasificados y acomodados en los estantes en espera de entregar su conocimiento a quien decida abrir sus hojas en busca del saber.

Interior de la Biblioteca Comunitaria Juan González del Castillo

Hoy, queda un legado para la posteridad de la gran labor de conocimiento, de estudio y de solidaridad que Juan, junto con sus compañeros y amigos Verónica, Fernando y Soren enarbolaron como principios de vida; de una vida llena de sueños, de metas, de compromisos por luchar por un mundo mejor, por mostrar la más grande de las virtudes que posee un ser humano: la solidaridad para con los problemas de otro, para con su sufrimiento y su lucha por la paz y la justicia.

Periódico mural que explica lo que ocurrió en Sucumbíos el 1º de marzo de 2008
Es así, que está biblioteca se convierte en un homenaje a la gran aportación solidaria que en su corta vida construyó Juan González, vida que le fue arrebata por intereses mezquinos, por quien ha sembrado de sangre y dolor la historia reciente de nuestro hermano pueblo colombiano y latinoamericano, pero quien tarde o temprano tendrá que pagar por sus crímenes.

Álvaro Uribe Vélez tendrá que enfrentar a la justicia mundial por las atrocidades cometidas durante tantos años, es un camino largo, pero estamos dispuestos a recorrerlo. Mientras, el juicio de la historia y de los pueblos latinoamericanos ya ha ocurrido, Uribe jamás podrá pasar a la historia de manera digna, por el contrario, sólo lo hará como un asesino, mientras que nuestros hijos aún después de asesinados, siguen construyendo un camino de conocimiento, un camino que inspira a luchar por la paz, por la verdad, la justicia y por la solidaridad entre los pueblos.

Los ideales de nuestros hijos siguen vivos, su amor y ejemplo sigue presentes cada día, no sólo en nuestro recuerdo y en nuestros corazones, sino en el ejemplo que han retomado miles de jóvenes a lo largo de Nuestra Gran Patria Latinoamericana para seguir adelante por la justicia y la paz.

En memoria de Juan González del Castillo
Agradecemos a todos aquellos que hicieron posible construir este legado para la historia, a quienes decidieron realizar este homenaje a la memoria de nuestro hijo Juan González.

Gracias a los pobladores de los Ejidos El Edén, Independencia y 5 de Mayo de Tapachula, Chiapas.
Gracias a los alumnos, maestros, trabajadores y autoridades de la Secundaria Técnica No. 24.
Gracias a los jóvenes de la 5ª Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México.
Gracias al Grupo de Acción Revolucionaria.


Julio de 2009


ASOCIACION DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR.