viernes, 18 de abril de 2014

SE INTERPONE DEMANDA ANTE LA CIDH POR MUERTE DE MEXICANOS EN BOMBARDEO DE ANGOSTURA.



Comunicación INREDH11/04/2014
Demanda ante la CIDH por muerte de mexicanos en bombardeo de Angostura


Durante el 150vo periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se  presentó una demanda por la muerte de los 4 estudiantes mexicanos en el bombardeo colombiano a un campamento de las FARC asentado en Angostura, Ecuador, el 1 de marzo de 2008.

En la demanda presentada el jueves 27 de Marzo, se pide sanciones a los responsables de este bombardeo, en este caso al Estado colombiano; pero además al Estado ecuatoriano, cuyos funcionarios no han dado las facilidades ni han hecho las gestiones solicitadas por los operadores de justicia para que prosperen los procesos judiciales instaurados en el país; y al Estado mexicano por no haber protegido a sus connacionales al no activar los mecanismos necesarios para exigir justicia por la muerte de los 4 estudiantes.



martes, 8 de abril de 2014

Información del caso Sucumbíos.

Entrevista a la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos en el programa "De este lado" de la periodista Blanche Petrich en Rompevientos televisión por internet.


********************************************************

miércoles, 2 de abril de 2014

Demanda por el caso Sucumbíos.

Familiares de fallecidos en bombardeo de frontera demandaron a Colombia, México y Ecuador
Por: Germán Arenas Usme

NOTA TOMADA DEL SITIO: Miputumayo.com.co del viernes 28 de marzo de 2014



Los familiares de los estudiantes mexicanos que fallecieron en marzo de 2008 en el bombardeo a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la localidad ecuatoriana de Angostura (provincia de Sucumbíos), demandaron este jueves a los estados de Colombia, México y Ecuador ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En una rueda de prensa realizada simultáneamente en Ecuador y México, la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos informaron que una comisión que viajó a Washington, donde la CIDH celebra un periodo de audiencias, demandó a los tres Estados por el bombardeo realizado por Fuerzas Armadas colombianas, en el que murió además Raúl Reyes, miembro del secretariado de las FARC.

La demanda contra Ecuador ante la CIDH se da porque la justicia de ese país suramericano no sancionó a los responsables, entre los que se encuentra el actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y otros altos mandos militares y policiales y al contrario, archivó el juicio.

A decir de los familiares de las víctimas mexicanas, el actual presidente Santos y el expresidente Álvaro Uribe, bajo el mando del cual se dio la operación militar, gozan de inmunidad, sin embargo los mandos militares que intervinieron en el operativo no, y por ello podrían haber sido procesados.

Aseguran que hay falta de voluntad política del gobierno ecuatoriano para hacer justicia y criticaron el acuerdo amistoso al que llegaron Ecuador y Colombia en 2013. “Ningún acuerdo amistoso puede estar por encima de la justicia” afirmaron.

La demanda para México se da por la falta supuesta falta de apoyo para judicializar un caso en el que fueron asesinados ciudadanos de ese país, en vez de realizar las investigaciones necesarias para que sea esclarecido el hecho y sancionados los responsables, mientras que la demanda para Colombia es por crímenes de lesa humanidad al ser el Estado que ejecutó el operativo denominado Fénix en el que fallecieron un total de 25 personas, entre ellas un ecuatoriano y cuatro estudiantes universitarios mexicanos.

El 1 de marzo del 2008, fuerzas especiales de la policía y del ejército de Colombia incursionaron por aire y tierra a territorio ecuatoriano y bombardearon un campamento de las FARC, ubicado en la zona selvática de Angostura, provincia de Sucumbíos, limítrofe con Colombia.


Demanda contra tres Estados.

Tres países demandados ante la CIDH

NOTA TOMADA DEL DIARIO EL COMERCIO DE ECUADOR, SECCIÓN REDACCIÓN DEL VIERNES 28 –MARZO-2014.

Los familiares de los cuatro estudiantes mexicanos que fallecieron en el bombardeo de Angostura (Sucumbíos), ocurrido el 1 de marzo del 2008, presentaron ayer una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Allí fallecieron los mexicanos Verónica Velásquez, Fernando Franco, Juan González y Soren Avilés, quienes eran estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). También, murieron 18 guerrilleros colombianos, entre ellos Raúl Reyes, y el ecuatoriano Franklin Aisalla. 

Ayer, en una rueda de prensa en la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh), se informó que los parientes de las víctimas pidieron sanciones para los responsables del hecho. "En este caso al Estado colombiano; pero además al ecuatoriano, cuyos funcionarios no han dado las facilidades ni han hecho las gestiones solicitadas por los operadores de justicia para que prosperen los procesos judiciales instaurados".

Luis Ángel Saavedra, director de Inredh, señaló que la medida también incluye al Estado mexicano "por no haber protegido a sus connacionales al no haber activado los mecanismos necesarios para exigir justicia por la muerte de los cuatro estudiantes".

Ana María Ramírez, madre de Verónica Velásquez e integrante de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, dijo que una comitiva de esa agrupación se encuentra en Washington (EE.UU.) para seguir los trámites de la demanda. Según Inredh, el Fiscal y el Tribunal de Sucumbíos han hecho todos los informes y procedimientos legales, pero estos no han sido tramitados. "No hay la voluntad política del Estado de seguir adelante. Lo que hizo Ecuador fue firmar un acuerdo amistoso con Colombia al margen de la Justicia y los familiares de las víctimas", precisó Saavedra.


Solicitud de admisión ante CIDH.

México y los Derechos Humanos
Álvaro Uribe y el mandatario Juan Manuel Santos son responsables, afirman
Familiares de víctimas piden a la CIDH admitir a análisis el caso de Sucumbíos
En ese lugar murieron 4 mexicanos en un bombardeo del ejército colombiano contra opositores

NOTA TOMADA DEL PERIÓDICO LA JORNADA, SECCIÓN POLÍTICA DEL 28-MARZO-2014.
http://www.jornada.unam.mx/2014/03/28/politica/004n1pol
Foto
Familiares de los estudiantes muertos en Sucumbios, Ecuador, durante el bombardeo del ejército contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, han recorrido varias instancias en busca de justicia. En la imagen, una protesta frente a la embajada del país sudamericano en MéxicoFoto José Antonio López
Fernando Camacho Servín
Periódico La Jornada
Viernes 28 de marzo de 2014, p. 4
Los padres de los cuatro jóvenes mexicanos que fallecieron durante el bombardeo del ejército colombiano en la localidad Sucumbíos, Ecuador, el 1° de marzo de 2008, presentaron ayer una solicitud ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que dicho organismo admita el caso a análisis.
Con el apoyo de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos, una representación de los familiares de las víctimas acudió ante la sede del organismo internacional en Washington, Estados Unidos, para fundamentar su petición.
En ella, los padres de Verónica Velázquez Ramírez, Soren Avilés Ángeles, Fernando Franco Delgado y Juan González del Castillo, asesinados durante el bombardeo, así como de Lucía Morett, única sobreviviente, argumentan que la CIDH admitió en 2011 el caso de Franklin Aisalla, joven ecuatoriano que también murió en el ataque ocurrido hace seis años.
Termina la etapa de guerra y odio
Tras subrayar que la responsabilidad de este crimen de lesa humanidad es del ex presidente colombiano Álvaro Uribe y su sucesor Juan Manuel Santos, los familiares de las víctimas afirmaron que la solicitud ante la CIDH marca el fin de una etapa de guerra y odio, sin renunciar a la exigencia de que los culpables sean castigados.
Adrián Ramírez, director de la Liga Mexicana en Defensa de los Derechos Humanos, explicó que en estos seis años ha logrado comprobarse una gran cantidad de irregularidades sobre el caso en los tres países involucrados en el incidente de Sucumbíos.
En primer lugar, se descubrió que el bombardeo para asesinar al líder guerrillero Raúl Reyes fue planeado al menos desde 2007, y que el ejército colombiano sabía que en el lugar donde ocurrió la llamada Operación Fénixhabía personas no combatientes, afirmó el litigante.
El ataque, además, habría sido concretado por aeronaves estadunidenses que salieron de la base militar de Tres Esquinas, en territorio de Colombia. Y las autoridades ecuatorianas colaboraron con el bombardeo al apagar sus sistemas de rastreo aéreo para que no quedaran evidencias de lo ocurrido, permitir que soldados colombianos estuvieran presentes en el interrogatorio de Lucía Morett –durante el cual la joven fue torturada– e incurrir en diversas omisiones en las indagatorias.
En esta misma línea, el Estado mexicano, por conducto de la Procuraduría General de la República, no ha avanzado en las investigaciones sobre lo ocurrido, configuró la averiguación previa con diversos errores y no hizo nada para proteger los derechos consulares de las víctimas, más allá de repatriar las cenizas de los fallecidos.

Petición ante CIDH.

Caso de cuatro estudiantes mexicanos asesinados en Ecuador llega a la CIDH-OEA

NOTA TOMADA DE:
Radio Fórmula; 27 de Marzo, 2014

Una delegación integrada por parte del equipo jurídico de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos y de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, presentaron la petición para que el caso sea investigado, lo cual es un gran paso para la verdad, la memoria y la justicia de las víctimas.

La Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador, presentó hoy ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la petición para que admita el caso del asesinato de cuatro jóvenes estudiantes mexicanos el 1° de marzo de 2008 en esa región durante un bombardeo del Ejército colombiano.

En conferencia de prensa, se informó que una delegación integrada por parte del equipo jurídico de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH) y de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, presentaron la petición para que el caso sea investigado.
Los padres de las víctimas consideraron que se trata de un acontecimiento de gran importancia, de un "gran paso para la verdad, la memoria y la justicia en beneficio de nuestros hijos asesinados el 1° de marzo en Sucumbíos, Ecuador por órdenes del Estado colombiano".

La organización recordó que como antecedente, a mediados del 2011 la Comisión Interamericana hizo público el informe de admisibilidad del caso de Franklin Aisalla, joven ecuatoriano que también murió en ese bonbardeo, con lo cual, existen precedentes importantes para que la CIDH que admita el caso de sus hijos asesinados en los mismos hechos.

Insistieron en que los responsables son el Estado colombiano al mando del ex presldente Alvaro Uribe Vélez, el ex secretario de la Defensa y actual presidente colombiano Juan Manuel Santos Calderón, del ex director de la Policía Nacional de Colombia Óscar Adolfo Naranjo Trujillo y de una serie de mandos militares y policiales que son responsables directos por cadena de mando de la llamada Operación Fénix.

La Asociación de Padres destacó que si bien es la conclusión de una etapa, al mismo tiempo, es el inicio de otra.

"Termina una etapa que inició aquél triste 1° de marzo cuando el odio de guerra, de venganza, de muerte, cuando la negativa de construir caminos para la paz ejecutó una agresión sin precedentes en la historia de América Latina asesinando alrededor de 25 personas, entre ellas, nuestros cuatro hijos Verónica Velázquez Ramírez, Soren Aviles Ángeles, Fernando, Franco Delgado y Juan González del Castillo".

Los padres de familia recordaron que desde el momento en que se enteramos y corroboraron su asesinato, "nos dimos a la tarea de iniciar una lucha por justicia, por reivindicar su memoria, por detener la campaña de mentiras, calumnias, de criminalización en su contra, pero también nos decidimos por defender a Lucía Morett única sobreviviente mexicana de la masacre".

Insistieron en que la "lucha por verdad, memoria y justicia a lo largo de estos seis años ha sido ardua, llena de sacrificios e innumerables adversidades que nos ha conducido a éste momento, pero no es algo que hayamos logrado solos, en este camino, desde su inicio, hemos encontrado la solidaridad y fraternidad de organizaciones sociales, populares, estudiantiles y de muchas personas en México, Ecuador, América Latina y en el mundo".

Además de que han encontrado el apoyo decidido de organismos de Derechos Humanos que con su experiencia y dedicación los han acompañado a cada paso que hemos dado y que hoy muestra uno de sus más grandes logros.

Consideraron que esta etapa permitirá seguir caminando hasta lograr justicia para las víctimas de Sucumbíos, "hasta lograr que los principales responsables de la masacre sean juzgados ante cortes internacionales por todos los delitos de lesa humanidad que han cometido contra el pueblo latinoamericano".

Se trata, coincidieron, del inicio de una nueva forma de lucha, de nuevos caminos, de nuevos encuentros, que esperamos sean en compañía de todos aquellos que han estado con nosotros desde un inicio o que se han ido sumado en cada paso que hemos dado, esperamos que cada vez seamos más, que nos sumemos más a la exigencia de justicia para las víctimas de Sucumbíos, que no es otra cosa más que exigir justicia para los pueblos Latinoamericanos y que logremos un nuevo amanecer para todos nosotros".

Por el momento, sus esfuerzos se enfocarán en coadyuvar con todos los elementos probatorios necesarios para que la demanda sea admitida, que se tomen todas las medidas necesarias para investigar el asesinato de sus hijos y se juzgue a los responsables, que recaen para términos de esta demanda en la figura del Estado colombiano, pero al mismo tiempo, se determine la responsabilidad de México y Ecuador en las omisiones jurídicas del caso y que se siente un precedente de justicia para los pueblos latinoamericanos.

*******************************************************************