jueves, 11 de agosto de 2011

Que vivan los estudiantes...

CARTA PÚBLICA EN SOLIDARIDAD CON LOS


ESTUDIANTES CHILENOS


Con profundo dolor y asombro hemos visto en días recientes como el gobierno chileno de Sebastián Piñera ha reprimido brutalmente a los jóvenes estudiantes que buscan una mejor calidad educativa y que todos puedan tener acceso a ella.


Para nosotros como Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos esa lucha no es bastante familiar, ya que en los años de 1999-2000 nuestros hijos Lucía Morett, Verónica Velázquez, Juan González, Soren Avilés y Fernando Franco participaron junto a miles de jóvenes y estudiantes en el movimiento que defendió la educación pública y gratuita en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), nuestros hijos comprendieron la importancia histórica de la educación como parte fundamental en la formación y desarrollo humano de sus jóvenes y del pueblo en general, vista como un derecho de todos y no como un privilegio de unos cuantos.


La respuesta de la derecha chilena a tan justa demanda ha sido la de reprimir violentamente a los jóvenes, lo que ha generado el repudio internacional, al grado que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha llamado la atención al Estado chileno por “el uso desproporcionado de la fuerza” contra los estudiantes, quienes solamente enarbolan la justa demanda de educación pública, gratuita y de calidad.


Desde tierras mexicanas nos solidarizamos con la lucha digna y valiente de los jóvenes chilenos, ellos nos abrieron las puertas y su corazón cuando en el 2008 viajamos a las ciudades de Santiago y Temuco en Chile, dentro de nuestra primer gira de denuncia y solidaridad por la masacre de nuestros hijos a manos del ejército colombiano el 1° de marzo de 2008 en Sucumbíos, Ecuador. Los jóvenes estudiantes chilenos nos mostraron su solidaridad y nos hicieron ver que en cada joven latinoamericano que lucha por defender a su pueblo están nuestros hijos reflejados.


Hoy día se han unido a las protestas los padres, profesores y trabajadores de varios gremios en solidaridad y apoyo a la lucha de los jóvenes estudiantes lo que la convierte ya en una demanda del pueblo chileno y debiera ser al unísono una consigna para los jóvenes y los pueblos latinoamericanos.



Como padres de valiosos jóvenes como Lucía, Verónica, Juan, Soren y Fernando, como hermanos del pueblo latinoamericano exigimos se detenga la brutal violencia contra los jóvenes y se dé respuesta satisfactoria a sus demandas, unámonos todos los pueblos latinoamericanos y del mundo para defender y apoyar a la juventud chilena, defendamos a nuestros hijos como ellos defienden las conquistas y derechos de nuestros pueblos.


México, D.F. a 10 de agosto de 2011.



ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR.

**************************************************************