miércoles, 18 de febrero de 2015

A 7 años, esta es la historia de la masacre de Sucumbíos.

LA MASACRE DE SUCUMBÍOS Y EL INICIO DE NUESTRA LUCHA…

El 1 de marzo de este 2015 se cumplen 7 años de la masacre de Sucumbíos, del asesinato de nuestros hijos Verónica, Soren, Juan y Fernando y, de la injusta persecución contra Lucía Morett. A unos días de cumplirse esa fecha lazamos esta serie de artículos e imágenes que nos recuerdan lo ocurrido en Sucumbíos, que nos traen a la memoria quienes eran nuestros hijos pero también la lucha que hemos iniciado contra la impunidad y el olvido, por la memoria, la verdad y la justicia.

*******************************************************************
*******************************************************************
PARTE I


¿QUÉ PASÓ EL 1 DE MARZO DE 2008?

Transcurrían los primeros minutos de la madrugada del 1 de marzo de 2008, era un sábado, cuando el ambiente nocturno de la selva ecuatoriana rompió su susurro por el estruendo que causaba un bombardeo lanzado desde un avión que había partido de la base militar norteamericana de Manta en las costas ecuatorianas. El odio belicista del ex-presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, con apoyo militar y logístico de Estados Unidos, rompía las copas de los arboles destruyendo con 10 bombas de gran magnitud cuanta vida e ilusiones encontraban a su paso.

El objetivo era un campamento de la guerrilla colombiana de las FARC-EP que se había asentado en la región de Santa Rosa de Sucumbíos, territorio ecuatoriano, ahí dormían bajo las estrellas y las copas de altos arboles alrededor de 30 personas, una de ellas el comandante de la guerrilla conocido como Raúl Reyes, tiempo después, meses quizá, es que supimos que él era encargado de la Comisión Internacional de ese grupo y que tenía a su cargo las labores diplomáticas y de contactos, él se encargaba de dar entrevistas con personalidades políticas y sociales de distintos lugares del mundo, trataba asuntos relacionados a la liberación de rehenes en poder de ellos y aceptaba dar entrevistas a periodistas para la atraer los ojos del mundo a Colombia y su conflicto interno que en ese entonces cumplía más de seis décadas de existencia.


Pero esa madrugada eso no importó para el Estado colombiano, o tal vez sí, quizá esos hayan sido los motivos para atacar con tanta furia el campamento, no le importó violar la soberanía nacional de un país vecino, no dudo en asesinar sin posibilidad alguna de rendición a quienes se encontraban en dicho lugar, 25 personas pierden la vida, unas, fueron víctimas del efecto de las bombas, otras, por las ráfagas de metralleta lanzadas desde helicópteros colombianos, otras, por militares que llegaron a tierra y remataban a los heridos. Solo tres jóvenes mujeres logran sobrevivir con graves heridas, dos de ellas de nacionalidad colombiana, la tercera, la estudiante mexicana Lucía Andrea Morett Álvarez.


La masacre de Sucumbíos es uno de los hechos más vergonzosos de la historia reciente de América Latina, pero para nosotros también uno de los más dolorosos porque ahí perdieron la vida, bajo las bombas de odio y guerra, nuestros hijos Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Soren Ulises Avilés Ángeles, Fernando Franco Delgado y Juan González del Castillo.

EN LA PARTE II, EXPLICAREMOS QUIÉNES ERAN NUESTROS HIJOS Y QUÉ HACÍAN EN ESE LUGAR…


ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS