domingo, 24 de marzo de 2013

El camino por justicia continúa...

“Sucumbíos, historia de una infamia”, 5 mexicanos víctimas del gobierno de Colombia

Jueves 21 de marzo de 2013; Por: Zazil Carreras


El día de hoy, se presentó en un salón de la Cámara de Diputados, el libro Sucumbíos, historia de una infamia, en el cual se hace una relatoría de los sucesos de una de las más terribles masacres en la historia de Ecuador, cometida por parte de un ejército extranjero.

Con este libro, los autores buscan mantener en el consciente social la memoria de los hechos, ya que para ellos la historia es viva y no algo muerto, pues este suceso podría repetirse si los derechos humanos siguen sin ser una prioridad para los gobiernos latinoamericanos.


El 1° de marzo de 2008, se llevó a cabo un bombardeo quirúrgico extraterritorial ordenado por el ex presidente colombiano, Álvaro Uribe, contra un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el sector de Angostura, provincia de Sucumbíos, Ecuador.


Como parte de una gran operación de guerra psicológica incluida en el Plan Colombia, la acción dejó un saldo de 25 muertos, entre ellos Luis Édgar Devia (Raúl Reyes), principal negociador de las FARC y cuatro estudiantes mexicanos: Soren Avilés, Fernando Franco, Juan González y Verónica Velázquez.


Tres mujeres sobrevivieron al ataque y a la ejecución in situ de varias personas. Una de esas mujeres es Lucía Morett, quien en ese entonces era estudiante y quien, herida, fue sometida a torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes por miembros de los ejércitos de Colombia y Ecuador.


Esta acción fue planificada y apoyada táctica y logísticamente por el Comando Sur del Pentágono, la llamada ‘Operación Fénix’ quiso desparramar el conflicto interno colombiano en una zona de gran importancia geopolítica en Sudamérica. Washington buscó involucrar a Ecuador y Venezuela, pero los presidentes Rafael Correa y Hugo Chávez no cayeron en la trampa. De manera complementaria, en medio de una campaña de saturación (des)informativa, propia del terrorismo mediático, el gobierno colombiano criminalizó a Lucía Morett y sus cuatro compañeros asesinados, fabricándoles una matriz de opinión que los asimiló a terroristas internacionales, bajo el silencio cómplice de Felipe Calderón, socio político e ideológico de George W. Bush y Álvaro Uribe.


Con la presencia de Rosario Ibarra de Piedra, Edgar Sánchez, José Reveles, Adrián Ramírez y Álvaro González, co-autor del libro, se discutió la importancia de exigir justicia por las muertes de los cuatro jóvenes mexicanos, así como la plena libertad de Lucía Morett, quien desde entonces vive en la semiclandestinidad debido a que Ecuador y Colombia le siguen sendos procesos judiciales. El primero por, supuestamente, atentar contra la seguridad interna de Ecuador. El segundo por la presunta orquestación de actividades delictivas con fines terroristas y financiación del terrorismo, lo que derivó en la emisión de una circular roja de la Interpol, de búsqueda y captura en su contra.

*****************************************************************************