lunes, 31 de diciembre de 2012

Saludo de fin e inicio de un año

 PALABRAS AL FINAL DE UN AÑO, 2012

Esta, es la quinta ocasión que dirigimos una breves palabras a todos ustedes al finalizar un año. En cada ocasión hemos querido reflejar con nuestro mensaje el sentir que nos embarga al reflexionar sobre los instantes vividos durante un año más de vida y de lucha, pero ahora, es donde nos sorprende estar al borde de cumplir cinco años de iniciada nuestra existencia como organización. En breves dos meses se cumplirán cinco años de la masacre de Sucumbíos, del asesinato de nuestros hijos, nos parece tan lejano, pero al mismo tiempo, parece un breve pestañeo al recordar como nuestros hijos se despidieron de nosotros para iniciar su viaje a Ecuador, llenos de alegría, colmados de emoción iban camino a una nueva aventura que jamás imaginaron, que jamás imaginamos sería la última.

El 2012 está por concluir, son momentos de reflexión y convivencia para muchas familias en el mundo, espacios para reencontrarse con seres queridos, para disfrutar la compañía de quienes son importantes en nuestra vida. Pero también, existe la otra parte de la historia, esas familias que están incompletas, que están fragmentadas por el dolor, la ausencia, la violencia que les ha arrebatado a un ser querido. Existen miles de familias en el mundo que no tendrán una gran cena en sus mesas, no podrán compartir la cercanía de sus seres queridos, no encontrarán la paz porque son desplazados, perseguidos, desaparecidos, porque uno de ellos está detenido en una cárcel injustamente, porque uno de ellos ha sido asesinado. Muchas familias sufren y padecen a consecuencia de la deshumanización de un sistema capitalista que día a día nos sume en mayor pobreza y marginación, una mayor desigualdad e injusticia.

Pese al dolor, a lo triste y desolador que parece el horizonte, en los pueblos del mundo no se pierde la esperanza, las personas no se dejan vencer y luchan, luchan día a día por lograr justicia, por derrotar la pobreza y marginación, por encontrar a un ser querido desaparecido, por detener la violencia que ejercen los poderosos. Miles de familias, de personas, luchan en todo el mundo por cambiar la realidad de injusticia por un mundo de mayor igualdad y libertad, por un mundo de paz y fraternidad, de solidaridad entre los pueblos.

Nosotros, somos tan sólo un pequeño esfuerzo en el mundo por la verdad y la justicia, por reivindicar la memoria de nuestros hijos asesinados el 1 de marzo de 2008 por el Estado colombiano en Sucumbíos, somos la voz que le arrebataron a Verónica, Fernando, Juan y Soren, somos la voz que no dejan escuchar quienes detienen a Lucía, somos una voz más, una lucha más, un esfuerzo más en todo el mundo. Ante el inicio del 2013 es momento de unir esas voces, esas luchas, esos esfuerzos, es momento de derrotar la apatía, el miedo, la tristeza, es el momento de tomar valor y construir esfuerzos que nos lleven a derrotar la injusticia y la impunidad de los crímenes. Nosotros somos un pequeño esfuerzo pero consideren que nuestro esfuerzo estará al lado de ustedes para construir un nuevo amanecer para nosotros, para nuestros pueblos.

Fraternalmente.                                                                                                 Diciembre de 2012.


ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR.

********************************************************