lunes, 22 de febrero de 2010

CARTA ABIERTA A RAFAEL CORREA

México, D. F. a 18 de febrero de 2010


Economista Rafael Correa Delgado
Presidente Constitucional de la
República del Ecuador
PRESENTE. CARTA ABIERTA.

Reciba un afectuoso saludo extensivo para las hermanas y hermanos ecuatorianos. Queremos decirle que es cordialmente bienvenido a suelo mexicano y desearle éxito en los trabajos que realizará en nuestro país. Asimismo, aprovechamos para recordar algunos acontecimientos que compartimos, que nos unen y nos han afectado profundamente y que estarán presentes en el marco de su visita.

1. El próximo 1 de marzo se cumplen dos años del artero asesinato de nuestros familiares Verónica Velázquez Ramírez, Juan González del Castillo, Fernando Franco Delgado y Soren Ulises Avilés Ángeles y del intento de homicidio y torturas sufridas por Lucía Morett Álvarez, mismas que le causaron graves heridas físicas y emocionales. Como usted y la opinión pública saben, los cinco compatriotas víctimas del ilegal ataque militar realizado por el ejército colombiano en suelo ecuatoriano, son de los pocos nombres que se conocen de quienes sufrieron las atrocidades de la invasión y los bombardeos y por los cuales se puede demandar la justicia que merecen ellos y su nación.

2. Ecuador y los mexicanos fuimos agraviados por la política belicista del señor Uribe, por lo que siempre comprendimos que debemos ir juntos en busca de la justicia y la verdad.
3. A pesar de que muchos países se unieron al reclamo de Ecuador y a la condena por la brutal agresión, al presidente Álvaro Uribe Vélez, que públicamente asumió la responsabilidad del ataque, aún no se le fincan cargos por los crímenes y delitos de lesa humanidad que se cometieron. Esperamos lograrlo pronto, hoy estamos solicitando medidas cautelares contra él en su próxima llegada a México para que pueda declarar por sus actos.
4. En la entrevista que le hizo en México la periodista Carmen Aristegui, usted sensiblemente le manifestó: “permítame expresar toda mi solidaridad a los familiares de los estudiantes, eso fue terrible”. Dichas expresiones las apreciamos sinceramente, al igual lo que personalmente le expresó a algunos de nosotros: “lamento no haber podido hacer algo para salvar la vida de sus hijos”. Nunca lo olvidaremos.
5. Nos duele que a nombre del Estado ecuatoriano y de ese pueblo entrañable que nos dio su apoyo y cariño, Lucía Morett sea solicitada en extradición cuando no cometió delito alguno y por el contrario fue víctima de graves violaciones a sus derechos humanos. Le pedimos en honor a la verdad y la justicia impulse el desistimiento pleno de esa causa.
6. Los mexicanos, los ecuatorianos y todos los latinoamericanos debemos tender los brazos a nuestros hermanos de Colombia que mucho han sufrido, guardando al mismo tiempo distancia de los criminales y mentirosos que han tratado de engañarnos.
7. Entendemos que como jefe de Estado tenga que relacionarse con sus homólogos de otras naciones, pero le invitamos a reconsiderar su entrevista en México con el presidente Uribe, ya que ésta resulta dolorosa y ofensiva para nosotros los familiares de los estudiantes asesinados, a quienes el mismo Uribe en abril de 2008 en Cancún, sin compasión alguna, calificó de terroristas, narcotraficantes, delincuentes y asesinos.

Sinceramente le deseamos una feliz estancia en nuestro país y le reiteramos que no olvidamos los gestos solidarios de usted y su pueblo en momentos muy difíciles de nuestras vidas. Ojalá podamos saludarlo.

ATENTAMENTE.
Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos.