jueves, 31 de diciembre de 2009

UN SALUDO FRATERNO

El 2009 llega a su fin y con él se van una serie de instantes irrepetibles, de sentimientos de alegría pero al mismo tiempo de gran tristeza que nos embargan, de satisfacción por haber obtenido importantes logros pero también por haber fallado en algunos objetivos propuestos, es pues este un instante que queremos compartir con todos ustedes.

Este 1° de Enero de 2010, mientras la mayor parte de nosotros estaremos festejando el arribo de un nuevo año llenos de alegrías y esperanzas en compañía de nuestras familias y de seres queridos, justo a la medianoche se estarán cumpliendo 22 meses del asesinato de nuestros hijos Verónica, Juan, Soren y Fernando, es un largo tiempo ya, pero para nosotros estos meses aparentan ser un tiempo menor, pareciera apenas que fue hace unos instantes cuando ocurrió aquella horrible tragedia que marcó nuestras vidas para siempre, pero al percatarnos de la ausencia de nuestros hijos y de extrañar la convivencia con ellos entonces el tiempo torna su cruda realidad y nos dice que no volveremos a verlos ni a poder compartir con ellos sus sueños y proyectos, que nuestros hijos nos fueron arrebatados por el odio y el horror de la guerra.

Pero estos pensamientos no nos detienen, por el contrario, esa enorme tristeza y el dolor se han convertido en una gran fuerza para luchar por reivindicar su memoria, por lograr que sus asesinos sean llevados ante cortes internacionales por todos los crímenes que han cometido llenado miles de hogares como los nuestros del dolor de perder a un ser querido.

El recuerdo de Verónica, Juan, Soren y Fernando, de su sonrisa, sencillez y nobleza, de su profundo amor por los pueblos latinoamericanos, por su sensibilidad ante el dolor de otras personas y por la solidaridad que mostraban con las causas justas en América Latina, son el principal motor que cada día nos hace seguir adelante luchando por la verdad, la justicia y la no impunidad.

Pero esta fuerza también ha brotado de cientos de personas y organizaciones alrededor del mundo que nos envían un mensaje, que nos encuentran en la calle y nos brindan un abrazo, un apretón de manos, comparten con nosotros una lágrima y nos alientan a seguir por la memoria de nuestros hijos, pero también por lograr que Lucía Morett pueda restablecer su vida, que ya no sea criminalizada ni perseguida injustamente para que pueda cumplir con la gran labor que ahora tiene, el ser testigo de cargo contra los criminales y lograr la justicia.
En estos 22 meses hemos comprendido que nos somos los únicos que hemos padecido el terrorismo del Estado colombiano, son miles de personas y de familias que han sido víctimas de la política guerrerista de Álvaro Uribe Vélez, para con ellos reciban un saludo fraterno al saber que compartimos el mismo dolor, pero también para hacer un llamado a que cese ésta violencia, para que unamos nuestras voces y nuestros esfuerzos para detener más masacres, más detenciones injustificadas, más desapariciones.

Nosotros hemos aprendido que la mejor forma de recordar y de reivindicar a aquellos que han sido asesinados, es emprender una valiente lucha por justicia, por verdad y solidarizarnos para evitar que sigan ocurriendo más masacres, que se siga criminalizando a la juventud, las ideas, la solidaridad y para exigir que se detenga la persecución contra Lucía Morett, por ello los invitamos para que se sumen a la propuesta de llevar a cabo la Segunda Jornada Internacional de Protesta por las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador para que el lunes 1° de marzo de 2010 realicemos protestas simultáneas en las embajadas y consulados de Colombia en todo el planeta, para hacer patente nuestro rechazo por la masacre de Sucumbíos, para decir que los pueblos del mundo están hartos de la violencia de Álvaro Uribe Vélez y exigimos que pague por todos los crímenes que ha cometido, sumemos nuestras voces por todas las víctimas que ha dejado su política criminal y unamos nuestros esfuerzos por poner fin a su violencia y la de su régimen criminal.

Reciban un saludo fraterno de parte de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador.


México, D.F. a 31 de Diciembre de 2009.