jueves, 9 de abril de 2009

Carta abierta a Eduardo Galeano

El día jueves 2 de abril de 2009, el escritor uruguayo Eduardo Galeano tuvo un encuentro con sus lectores en la Sala Nezahuacoyotl, ubicada en el Centro Cultural Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Encuentro con miles de universitarios que han seguido y leído a través de sus palabras la historia de Nuestra Gran Patria Latinoamericana.
La cita formal era para las 6 de la tarde, pero desde la mañana cientos de jóvenes, maestros, investigadores y de público en general se acercaron para colmar la Sala en espera del escritor.
En el instante de su arribo y gracias al apoyo de los asistentes a la sala, Lucía Morett pudo acercarse a Eduardo Galeano para hacerle entrega de una carta dirigida a él de parte de los Padres y Familiares de los jóvenes universitarios asesinados por el ejército colombiano en el bombardeo del 1º de marzo de 2008, asimismo se le hizo entrega de un sobre que contiene los boletínes Cada Uno Por La Justicia y una copia del documental "De Luto Visten Los Héroes".
Momento de gran emoción, secundado por el acercamiento de los compañeros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco, quienes en manos de Doña Trini le hicieron entrega del ya simbólico paliacate rojo que identifica la lucha del pueblo de Atenco por la defensa de sus tierras, y por lograr la libertad de los 12 presos políticos atenquenses que mantiene el Estado mexicano.
A continuación el texto integro de la carta entregada al escritor Eduardo Galeano.
México D.F. a 2 de abril de 2009.
Estimado maestro Eduardo Galeano:
(Carta abierta)
Nos alegra mucho que esté aquí, en este país por el que se ha preocupado y tenido abundantes gestos solidarios; que esté en la UNAM, esta gran universidad símbolo de pensamiento y expresiones críticas, en este espacio en el que se formaron nuestros hijos y en el que surgió en ellos el interés por conocer y luchar por una América Latina como la que soñaba Bolívar: unida, hermosa y con mejores condiciones de vida para sus pueblos.

Somos familiares de los estudiantes Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Juan González del Castillo, Fernando Franco Delgado y Soren Ulises Avilés Ángeles -quienes el 1 de marzo de 2008 fueron asesinados por el gobierno y el ejército colombiano en los bombardeos que realizaron en territorio del Ecuador- y de Lucía Morett Álvarez, la única sobreviviente mexicana víctima de ese ilegal, cobarde e injustificable ataque. No se puede ocultar ante el mundo que la incursión militar además de intentar regionalizar un conflicto constituyó una flagrante violación al derecho internacional y humanitario; que el ataque a la soberanía de un país, el homicidio de civiles indefensos, de heridos y las torturas practicadas, son delitos de lesa humanidad incluso penados en situaciones de guerra.

El presidente Álvaro Uribe Vélez en una actitud triunfalista y prepotente asumió la responsabilidad del operativo, siendo por tanto un asesino confeso; no obstante ello, ni él ni ninguno de los responsables de esa masacre han sido “molestados”. En los hechos el Terrorismo de Estado colombiano ha sido apoyado por la ultraderecha en México y por el silencio cómplice de quienes, incluso por obligación legal, deberían encabezar la defensa de los connacionales. Afortunadamente la amplia solidaridad internacional ha permitido que la verdad se abra paso y que la lucha contra la impunidad continúe.

La masacre de Sucumbíos, preparada con el concurso de grandes intereses, de posiciones de fuerza y poder, no sólo nos arrancó a nuestros hijos y dejó a Lucía con riesgos para su vida y bajo una constante persecución; también nos ha llevado a enfrentar múltiples intentos por criminalizar a nuestros jóvenes, de atacarlos jurídica y mediáticamente, de calificarlos de “terroristas” tratando de legitimar lo injustificable y de desviar la responsabilidad que tiene todos los que cometieron actos crueles e inhumanos.

Queremos decirle que luchamos por la aplicación de la justicia y el castigo a los culpables del genocidio. Sabemos que el gobierno colombiano contó con la asesoría y el apoyo de la principal potencia militar del planeta, que su salida belicista al conflicto forma parte de una estrategia geopolítica regional; que la derecha es una y golpea de manera coordinada en todo nuestro continente; que nos enfrentamos ante grandes intereses, por lo que en esta lucha tan desigual requerimos del apoyo de personas como usted, con la dignidad, el peso y la importancia ética y política que representa. Le pedimos que nos ayude a extender nuestros gritos a través de su voz y la profundidad de su pensamiento, logrando que nuestras denuncias se multipliquen y que un día, al menos, podamos reivindicar la memoria de nuestros hijos llevando a la cárcel a los responsables de la masacre.

Reciba nuestro reconocimiento y un abrazo sincero.

Atentamente.
ASOCIACION DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VICTIMAS DE SUCUMBIOS, ECUADOR